Las acciones permanentes de prevención personales y en los espacios domésticos son fundamentales para reducir el riesgo de transmisión de dengue.

Buenos Aires, noviembre de 2020.-En período estival las condiciones climáticas favorecen la proliferación del Aedes aegyti, mosquito urbano y doméstico que transmite dengue, zika y chikungunya, enfermedades virales que afectan por igual a lactantes, niños pequeños y adultos.

En el país la enfermedad del dengue se presenta en forma de brote epidémico desarrollándose en el período de diciembre a mayo debido a que en estos meses se dan las condiciones climáticas que favorecen la proliferación del mosquito que lo transmite. “La estacionalidad del dengue nos brinda la oportunidad de trabajar con un calendario anual permanente para su prevención. Si trabajamos en forma regular todo el año, tenemos muchas más oportunidades de reducir el riesgo de transmisión de dengue cuando se hace noticia en verano”  explica Manuel Espinosa, responsable de área de Enfermedades Transmitidas por Mosquitos de la Fundación Mundo Sano.

Qué podemos hacer para evitar que el mosquito Aedes aegypti no genere criaderos en el entorno doméstico 

Para trabajar en la prevención asociada a la reproducción del mosquito en nuestras casas hay que tomar el hábito de mantener los espacios donde vivimos libres de elementos que tengan la capacidad de almacenar agua por al menos una semana, ya que es allí donde el Aedes aegypti deposita sus huevos generando criaderos.

Algunas recomendaciones para tener en cuenta:

  • Evitar el ingreso de mosquitos en las viviendas instalando mosquiteros en puertas y ventanas
  • Utilizar espirales, tabletas o insecticidas a base de agua
  • Eliminar recipientes que puedan ser criaderos: objetos, macetas en desuso, cacharros, botellas vacías, otros
  • Mantener siempre los tanques de agua tapados y limpiar las canaletas y desagües de los techos con frecuencia
  • Cambiar diariamente el agua de los bebederos de las mascotas y floreros
  • Prender el ventilador en las habitaciones

La transmisión del dengue y los cuidados personales

La transmisión de la enfermedad se produce cuando un mosquito se infecta con el virus al picar a una persona infectada y luego lo transmite a una persona sana. El dengue no se contagia de persona a persona. Por ello, se debe reforzar la conducta de protección personal para evitar la picadura de mosquito, sobre todo al amanecer y al atardecer, ya que son los momentos de mayor actividad de estos insectos.

Las recomendaciones más efectivas para prevenir picaduras son: usar siempre repelente y renovarlo cada 4 horas, y vestir ropa clara cubriendo en lo posible brazos y piernas.

 

Síntomas y tratamiento

Las personas afectadas, sintomáticas y asintomáticas, son las portadoras y multiplicadoras principales de los virus, y los mosquitos se infectan al picarlas.

Ante la presencia de síntomas como fiebre elevada acompañada de dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos y agrandamiento de ganglios linfáticos o sarpullido. Si bien no hay tratamiento específico del dengue ni del dengue grave, la detección oportuna y el acceso a la asistencia médica adecuada disminuyen las tasas de mortalidad.

Los virus que causan el Dengue y el virus que causa el COVID-19 pueden provocar cuadros febriles, por eso es importante estar informados, no automedicarse y ante los primeros síntomas consultar al médico.